martes, 29 de marzo de 2016

Relaciones Públicas ...





Relaciones Públicas...


Me habían contratado para rescatar la imagen de una empresa. Recuerdo al visitar uno de sus clientes VIP, que no había terminado de entrar cuando  su mirada lo dijo todo,  “no queremos mas sus servicios”. Les digo que en ese momento por dentro solo quería irme, pero con una sonrisa serena y natural, le dije, soy la nueva  gerente, mi trato será directo y personal, la empresa ha dado un giro en su política de servicios, porque sabe que tiene el mejor producto en su rama para ofrecerles,  solo falta que nos de la oportunidad de demostrarlo.  Amigos les confieso  que fue un trabajo duro,  largo y complicado, pero poco a poco,  fui recuperando cada de sus clientes, eso solo se logra en primer lugar, en  creer que el servicio y/o producto que tú ofreces es el mejor,  segundo, con mucho trabajo, pero para ello es fundamental contar con una  de la ramas de la ciencia social, llamada Relaciones Públicas, que pertenece a Comunicación Social. La misma, hoy día se ha visto desplazada un poco  por las redes sociales y forma parte del Protocolo, que no es lo mismo, ambas se complementan,  Protocolo es un  mundo  fascinante, regido también por un conjunto de normas  que marcan pautas y conductas vitales para la  organización de eventos, realización de actos tanto públicos como  privados, pero  otro día hablaremos de ello.



Relaciones Públicas tiene muchas definiciones, pudiéramos escribir folios sobre ello, entre ellas que es un conjunto de normas donde fluye la  comunicación de forma clara, sencilla y directa  con todos sus públicos, tanto internos como externos, para ello es necesario  incrementar la presencia de su marca en el mercado, así como la captación de nuevos clientes, mantenerlos y  mejorar  su cuenta de resultados. Igualmente en los públicos internos que la comunicación sea fluida, logrando en cada uno de sus empleados tenga una identidad corporativa, que permita un mayor rendimiento en sus objetivos y sentirse parte del equipo de la corporación, y eso solo lo hace posible  un Relacionista Público. 






ENAMORAR AL PÚBLICO